Sergio Bagú sobre la conquista de América


Cuando Cristóbal Colón se aventuró a través del océano Atlántico a navegar durante 32 días por mares antes desconocidos, estaba seguro de que su destino era Asia. Tan poderosa era su convicción sobre lo fructuoso del viaje, que soportó siete años de desdenes en las Cortes de Portugal y de Castilla sin abandonar su empresa. El marino genovés había adquirido todos los elementos de astronomía, geometría y álgebra que eran necesarios para los cálculos náuticos. Además, sabía de cartografía y geografía. Los relatos de Marco Polo sobre el gran Genghis Khan le daban más fuerza. Colón reunió todas las características de la época, una mezcla de lo medieval y lo moderno: su móvil fue al mismo tiempo la riqueza, el conocimiento de la naturaleza y la expansión del cristianismo. Después de una esperanzada noche, en la madrugada del 12 de octubre de 1492 1, un tripulante de la carabela La Pinta, dio el aviso de tierra. Pero, ¿cómo fue posible que un insignificante y reducido grupo de marineros enviados por la corona española destruyera sin mayores trámites los imponentes imperios de las tierras hasta entonces desconocidas por los europeos? Las explicaciones han recorrido varias sendas: desde las características personales de los mandamás aztecas (mexicas en náhuatl) e incas, las guerras intestinas entre los pueblos indígenas, la superioridad militar europea, sumada a la guerra microbiana que fulminó a la población local. Como fuera, este encuentro terminó en el mayor genocidio conocido hasta hoy. En 1952, el reconocido pensador argentino Sergio Bagú, publicó Estructura social de la colonia, trabajo en el que daba un vuelco a las tradicionales interpretaciones de la historia colonial, destacando las conexiones de la estructura económica de los virreinatos con el creciente avance de las relaciones capitalistas en Europa. Entonces, recordaba que la llegada de los españoles a América mal podía ocultar el carácter absolutista y represivo de las monarquías europeas y la Santa Inquisición.

Fuente: Sergio Bagú, Estructura social de la colonia, Buenos Aires, El Ateneo, 1952, pág. 13.

“América nace en la historia del mundo occidental cuando el absolutismo es la meta y la intolerancia el método en la existencia diaria.”

 

Sergio Bagú

Referencias:

1 O un día después, si se confirman las investigaciones que afirman que el grito del llamado Rodrigo de Triana se produjo el 13.