Jean Jaurès y los derechos de los seres humanos


Jean Jaurès nació el 3 de septiembre de 1859 en Castres, región francesa de Languedoc, en el seno de una familia de clase media. Fue profesor en educación media y universitaria hasta 1885, año en que fue elegido diputado.

Tenía solamente 26 años, cuando comenzó a dedicarse de pleno a la lucha política y a la defensa de la Tercera República (1870-1940). Con sus encendidos discursos, se convirtió en una de las figuras más prominentes de la política francesa. En ocasión de la defensa de un amigo, que había denunciado al máximo mandatario francés, el presidente del tribunal le dijo: “Señor Jaurès, va usted demasiado lejos… equipara la casa de Perier a un burdel”. Jaurès respondió: “De ninguna manera, la considero inferior”.

Dirigente socialista, fue además fundador y director del periódico L’Humanité.  En el fondo, era un reformista y se destacó en las conferencias de la II Internacional, dominada por la tendencia socialdemócrata. Pero su moderación contenía reservas de un humanismo social activo. Por otra parte, su socialismo no tuvo jamás un neto carácter de clase y nunca rompió con los principios humanitarios.

Hacia el final de su vida, se destacó por su contundente rechazo a la guerra, mientras la ola chauvinista atrapaba a sus pares. Jaurès fue asesinado el 31 de julio de 1914, con apenas 55 años, en la terraza de un café, por un oscuro reaccionario llamado Villain. Sus posiciones antibelicistas le habían hecho ganar el odio reaccionario. Jaurès murió pobre.

Al recordarlo, tres años luego de su asesinato, Trotsky, quien lo llamó el “más grande de los hombres de la Tercera República”, concluyó: “Jaurès, atleta de la idea, cayó en la arena combatiendo el más terrible azote de la humanidad: la guerra. Y pasará a la historia como el precursor, el prototipo del hombre superior que nacerá de los sufrimientos y las caídas, de las esperanzas y la lucha.”.

En un nuevo aniversario de su asesinato, recordamos una de sus reflexiones acerca de los derechos de cada ser humano y de la necesidad de que sea la sociedad en su conjunto la dueña de los medios de vida sociales.

Fuentewww.marxists.org (Traducción de El Historiador)

“Nosotros creemos que el modo de producción y la riqueza acumulada por la humanidad deberían estar a disposición de toda actividad humana en todas sus formas, en función de liberarlos. De acuerdo con esto, cada hombre tiene, de allí en adelante, un derecho al desarrollo que la sociedad ha creado. No es entonces un ser humano, en toda su debilidad y desnudez, que nace en el mundo, expuesto a cada forma de opresión y explotación. Es una persona investida con un derecho, que puede reclamar para su desarrollo perfecto el empleo libre del medio de trabajo que ha sido acumulado por el esfuerzo humano.

Cada ser humano tiene el derecho de completar su crecimiento. Tiene el derecho de tomar de la humanidad todo cuanto colabore con su propio esfuerzo. Tiene el derecho al trabajo, a producir y crear, y ningún hombre debería ser capaz de robar el fruto de su trabajo y ponerlo bajo su yugo. Y siendo la comunidad la que puede asegurar los derechos del individuo poniendo los medios de producción a su disposición, la misma comunidad debe tener el derecho soberano de ser la dueña de todos los medios de producción.”

 

Jean Jaurès

Fuente: www.elhistoriador.com.ar