Origen del fuerte de Buenos Aires
 

La necesidad de erigir un fuerte en Buenos Aires fue repetida al Consejo de Indias por el gobernador Ramírez de Velasco, desde Todos los Santos de la Nueva Rioja, el 19 de mayo de 1592. El Consejo de Indias no hizo ningún caso de este pedido; pero afortunadamente el virrey del Perú nombró gobernador de Buenos Aires a don Hernando de Zárate, el cual, mientras se dirigía a esta ciudad, tuvo noticias inquietantes de corsarios que se hallaban en la costa del Brasil. Don Hernando de Zárate despachó a un hombre con esas noticias a la Audiencia de Charcas y no bien hubo llegado a Buenos Aires comenzó a levantar un fuerte para poder resistir a los ingleses que amenazaban atacar a Buenos Aires.

El fuerte de Buenos Aires comenzó a construirse antes del 25 de abril de 1594 con el único fin de defender a la ciudad contra los ataques de los corsarios. En la construcción del fuerte trabajaban los indios de los vecinos de Tucumán que habían bajado con él a Buenos Aires. El fuerte se hallaba en el lugar más estratégico, donde hoy se levanta la casa de gobierno, frente a la plaza de Mayo, y pronto estuvo terminado sin que el rey gastase un solo real. El primer alcalde y castellano del fuerte fue Bartolomé de Sandoval, teniente de don Hernando de Zárate, con un salario anual de trescientos mil maravedíes.

Fuente: www.elhistoriador.com.ar