Los militares no estaban solos: empresas y represión
 

"Desde los comienzos del régimen militar argentino se advirtió que la conducción de la represión se realizó en muchos casos en forma coordinada entre las fuerzas armadas y los sectores empresariales que querían eliminar a los trabajadores de sus empresas comprometidos en la actividad sindical y mejoramiento de las condiciones laborales de sus compañeros."

"Casi todas las fábricas importantes fueron ocupadas por las fuerzas de seguridad. Tal fue el caso de la empresa norteamericana Ford Motors. Una guarnición del CuerpoIl del Ejército permaneció varios meses en el campo de deportes de la planta de Pacheco (Pcia de Bs As)."

"La coordinación "carne y uña" entre los militares y la administración de la Ford Motor Company convirtió a la fábrica en la apoteosis de la brutalidad contra los trabajadores."

"Los dirigentes sindicales A. Sánchez y J. Amoroso fueron llamados el día antes del golpe a una reunión con los cabecillas del departamento de Relaciones laborales en la que les leen un papel exortartándolos a trabajar en sus tareas olvidándose de todo tipo de reclamos gremiales."

"Esta reunión ha terminado. Amoroso, déle saludos a Camps." Cuando los trabajadores preguntaron quién era ese hombre -el Coronel Camps Jefe de la Policía Bonaerense, que más tarde se jactó de ser responsable de unas cinco mil muertes- los jefes de la Ford se echaron a reir. 'Ya se van a enterar', replicaron."

"Tres días más tarde, Amoroso, Sánchez y otros dirigentes fueron secuestrados de sus casas por hombres armados que llevaban tarjetas tomadas de los archivos de la oficina de personal de Ford."

Andersen, Martín: "Lo que es bueno para Ford" en 'Dossier Secreto', Bs.As., Planeta, 1993.
Fuente: www.elhistoriador.com.ar