La aventura de Hernando Vargas
 

Una historia de piratas que dio mucho que hablar por este tiempo en Buenos Aires fue la que le ocurrió a Hernando de Vargas, nombrado contador del Río de la Plata. Este caballero, un poco exaltado y fanfarrón, partió de España el 16 de abril de 1594 en compañía de su mujer. su tía doña Elvira y varias primas; pero al divisar el puerto de Bahía, en el Brasil, su nave fue apresada por un navío francés al cabo de una lucha en la cual no hubo ningún muerto. Sin embargo, Hernando de Vargas la describe como algo épico y pocas veces visto. El corsario francés. procedente del puerto de la Rochela, fue muy galante con las señoras. respetó sus fealdades, y sólo les robó todo lo que traían. A Hernando de Vargas le dijo, irónicamente, que era un «grande hombre»: cumplido que el español agradeció emocionado, a tal punto que cuando evocó su aventura escribió que el corsario «aunque ladrón y luterano tenía gracia y buen donaire». Por último el corsario rochelés se despidió de los españoles y los dejó con aquellas «señoras» en el puerto de Bahía el 20 de junio de 1594. Los portugueses llenaron de atenciones a Hernando de Vargas y al cabo de un tiempo pudo trasladarse a Buenos Aires.

Fuente: www.elhistoriador.com.ar