Inversiones externas: una opinión crítica
 

"Entre 1957 y 1965 ingresaron a los Estados Unidos casi u$s 6.000 millones en conceptos de pagos de tecnología, de los cuales dos terceras partes provinieron de filiales de firmas norteamericanas. (...) Los acuerdos tecnológicos no sólo determinan qué, cuánto, y cómo se va a producir, sino también a quién se podrá vender esa producción, en qué condiciones, etc. Al mismo tiempo se produce una paralela distorsión cultural y científica en el país receptor, en la medida que no hay otras posibilidades de progreso técnico y científico que las que brinda la aceptación de los procedimientos, marcas, patentes, etc., imperialistas, complicándose las posibilidades de encarar un proceso de desarrollo autónomo..."

Fuente: Carlos María Vilas, La dominación imperialista en la Argentina,  Buenos Aires, EUDEBA, 1974.
Fuente: www.elhistoriador.com.ar