FORJA y la emancipación


Al caer Yrigoyen en 1930, bajo una configuración de fuerzas irrefrenables, como la depresión mundial de 1929, la ofensiva de las petroleras norteamericanas e inglesas y el retorno de la oligarquía y el rancio nacionalismo al poder, se inicia un período nefasto para el país, de negociados, entrega y especulaciones.

Esta realidad contó con grupos de argentinos que supieron denunciarla. El principal de ellos, quizá, haya sido el grupo FORJA (Fuerza de Orientación Radical de la Joven Argentina), un movimiento ideológico escindido principalmente del radicalismo, cuando este partido se perdió, tras la muerte del líder, en la confusión de la triste década. El nombre del movimiento estaba inspirado en la frase que hiciera resonar Yrigoyen, acerca de que “todo taller de forja parece un mundo que se derrumba”.

La idea de FORJA había nacido en la cárcel de Corrientes, en las celdas que Jauretche compartía con hombres como Luis Dellepiane, tras participar en el alzamiento de Paso de los Libres. También el poeta Homero Manzi se encontraba entre los fundadores. Tras ser liberados, en la convención nacional del radicalismo, surgió la posición intransigente, que se expresó en el Manifiesto de los Radicales Fuertes, que atacaba duramente la política de Marcelo T. de Alvear.

Estos radicales fuertes, a pesar de la censura policial y las reiteradas clausuras del local en el sótano de la calle Lavalle, convinieron en lanzar el nuevo movimiento, aprobando su fundación el 29 de junio de 1935. Su objetivo inmediato fue combatir la dirección partidaria conservadora de Alvear y, de inmediato, denunciar los fraudes que cometían los dirigentes del país en beneficio de las compañías inglesas y norteamericanas.

Desde las trincheras de FORJA, incluido el semanario que comenzó a salir en 1935, salieron frases como “somos una Argentina colonial y queremos ser una Argentina libre”, “patria, pan y poder al pueblo” y se denunció a los “cipayos” y “vendepatrias” que habían firmado el “estatuto del coloniaje argentino”.

En la fecha de su fundación, recordamos lo que aquellos “radicales fuertes” se proponían para el país.

Fuente: Orlando Florencio Calgaro, FORJA, cuarenta años después, Buenos Aires,Ediciones La Ventana,  1976.

“FORJA – Fuerza de Orientación Radical de la Joven Argentina. 
Declaración aprobada en la asamblea constituyente del 29 de junio de 1935. Somos una Argentina Colonial: queremos ser una Argentina Libre.

 

La Asamblea Constituyente de la Fuerza de Orientación Radical de la Joven Argentina, considerando: 

1º – Que el proceso histórico Argentino en particular y Latinoamericano en general, revelan la existencia de una lucha permanente del pueblo en procura de su Soberanía Popular, para la realización de los fines emancipadores de la Revolución Americana, contra las oligarquías como agentes de los imperialismos en su penetración económica, política y cultural, que se oponen al total cumplimiento de los destinos de América.

2º – Que la Unión Cívica Radical ha sido desde su origen la fuerza continuadora de esa lucha por el imperio de la soberanía popular y la realización de sus fines emancipadores.

3º – Que el actual recrudecimiento de los obstáculos opuestos al ejercicio de la voluntad popular corresponde a una mayor agudización de la realidad colonial, económica y cultural del país:

Declara:

1º – Que la tarea de la nueva emancipación sólo puede realizarse por la acción de los pueblos.

2º – Que corresponde a la Unión Cívica Radical, ser el instrumento de esa tarea, consumando hasta su totalidad la obra truncada por la desaparición de Hipólito Yrigoyen.

3º – Que para ello es necesario en el orden interno del partido, dotarlo de un estatuto que, estableciendo el voto auténtico y cotizante, asegure la soberanía del pueblo radical, y en el orden externo, precisar las causas del endeudamiento argentino al privilegio de los monopolios extranjeros, proponer las soluciones reivindicadoras y adoptar una táctica y los métodos de lucha adecuados a los obstáculos que se oponen a la realización de los destinos nacionales.

4º – Que es imprescindible luchar dentro del partido, para que éste recobre la línea de principismo e intransigencia que lo caracterizó desde sus orígenes, única forma de cumplir incorruptiblemente los ideales que le dieron vida y determinan su perduración histórica al servicio de la Nación Argentina.

Dentro de estos conceptos y tales fines, la Fuerza de Orientación Radical de la Joven Argentina, FORJA, abre a sus puertas a todos los radicales y particularmente a los jóvenes que aspiren a intervenir en la construcción de la Argentina grande y libre soñada por Hipólito Yrigoyen.

Por el radicalismo a la soberanía popular.

Por la soberanía popular a la soberanía nacional.

Por la soberanía nacional a la emancipación del pueblo argentino”.

 

FORJA

Fuente: www.elhistoriador.com.ar