Inicio Fráses y Anécdotas Era de Rivadavia (1820-1829)

Era de Rivadavia (1820-1829)

Alberdi y la doctrina Monroe

Alberdi y la Doctrina Monroe

"Entre la anexión colonial de Sudamérica a una nación de Europa, y la anexión no colonial a los Estados Unidos, ¿Cuál es la preferible para Sud América? Ninguna. La anexión colonial a Europa es la conservación de la raza y la especie, con la pérdida de la libertad. La anexión a Estados Unidos es la pérdida de la raza y del ser, con la adquisición de la libertad…para otros, bien entendido, no para los nuestros. Entre las dos anexiones, elija el diablo." Juan Bautista Alberdi

Artigas y la traición de Francisco Ramírez

"El objeto de la Convención del Pilar celebrada por vuestra señoría no han sido otros que confabularse con los enemigos de los pueblos libres para destruir su obra. Al ver este atentado he corrido a salvar al provincia entrerriana de la influencia ominosa de vuestra señoría y de la facción directorial entronizada en Buenos Aires; lo he hecho en resguardo de la Banda Oriental, cuya ruina quedaría consumada si yo permitiese que vuestra señoría y aquella infame facción de legistas entregaran al enemigo la costa entrerriana."José Gervasio Artigas

Dorrego y el voto popular

"En las provincias, hoy representadas, hay elementos para establecer la forma de gobierno representativo, republicano, federal. El sistema federal puede hacer nuestra felicidad porque está más en contacto con el pueblo. ¿Y cuál es la base del gobierno representativo? Es mejor para el país aquel que sea la expresión del voto público y que esté más en contacto con el pueblo."Manuel Dorrego

Rivadavia y la primera renuncia de un presidente

"Cercado sin cesar de obstáculos y de contradicciones de todo género, he dado a la patria días de gloria que sabrá recordar con orgullo, y he sostenido sobre todo hasta el último punto, la honra y dignidad de la Nación (...) Quizás hoy no se hará justicia a la nobleza y sinceridad de mis sentimientos, mas yo cuento con que al menos me la hará algún día la posteridad, me la hará la historia."Bernardino Rivadavia

Gobernador Las Heras y el desaire a Rivadavia

"Gran parte de los hombres políticos pensaban que se requería poner el gobierno de la provincia en manos de un militar de primera importancia. Y nadie más señalado para esto que el general Las Heras. La elevación y la pureza de sus principios, su juicio correcto y sensato, hacían de él un verdadero magistrado."Vicente Fidel López

Dorrego y la libertad de imprenta

En agosto de 1827, el “tribuno” Manuel Dorrego se hizo cargo del gobierno de la provincia de Buenos Aires. Hacía muy poco tiempo había...

Rivadavia y la capital nacional

"El presidente ha venido a este recinto persuadido de que uno de los principales deberes del presidente es el de declarar que se retrogradará la organización de la Nación si no se da a todos los pueblos una cabeza, un punto capital que regle a todos, y sobre el que todos se apoyen: y al efecto es preciso que todo lo que forme la capital sea esencialmente nacional." Bernardino Rivadavia

San Martín y la Orden del Sol

"La Orden del Sol, patrimonio de los guerreros libertadores y premio de los hombre beneméritos, durará mientras haya quien recuerde los años heroicos..."

Juan Bautista Alberdi: Ayacucho, las «causas generales» o los «grandes hombres»

"Lo que no hubiese hecho San Martín, lo habría hecho Bolívar; a falta de un Bolívar, habría habido un Sucre; a falta de un Sucre, un Córdoba, etc. Cuando un brazo es necesario para la ejecución de una ley de mejoramiento y progreso, la fecundidad de la humanidad lo sugiere no importa con qué nombre."

Rivadavia y sus reformas

Bernardino Rivadavia, el primer presidente argentino, nació en Buenos Aires el 20 de mayo de 1780. Sin haber finalizado sus estudios, se incorporó durante...

Redes Sociales

859,693FansMe gusta
372,001SeguidoresSeguir
411,054SeguidoresSeguir
22,590SuscriptoresSuscribirte

El Rescate

María Remedios del Valle, la madre de la patria

Fuente: Felipe Pigna, Mujeres insolentes de la historia, Buenos Aires, Emecé, 2018, pág. 62-65. En 1813, ya hacía tres...