Inicio Fráses y Anécdotas Época de Rosas (1829-1852)

Época de Rosas (1829-1852)

Francia y el bloqueo del puerto de Buenos Aires

"Es inconcebible que las dos naciones más grandes del universo se hayan unido para cometer la mayor y más injusta agresión que puede cometerse contra un Estado independiente. Ahora más que nunca siento que el estado deplorable de mi salud no me permita ir a tomar parte activa en defensa de los derechos sagrados de nuestra Patria."José de San Martín

El exilio de Rosas

"Mi economía ha continuado siempre tan severa como parece imposible al que no ha estado cerca de mí. No fumo, no tomo rapé, ni vino ni licor alguno (...) Mis manos y mi cara están bien quemadas y bien acreditan cuál y cómo es mi trabajo diario incesante... Mi comida es un pedazo de carne asada y mi mate. Nada más."

Lucio Víctor Mansilla y la imagen de su tío Rosas

"Mi tío era un hombre alto, rubio, blanco, de gran talla, de frente amplia, rasa como una plancha de mármol fría, lo mismo que sus concepciones; de labios delgados, casi cerrados, como dando la medida de su reserva, de la firmeza de sus resoluciones... Agregad a esto una apostura fácil, y un timbre de voz simpático hasta la seducción y tendréis la vera efigies del hombre que más poder ha tenido en América."

Costumbres de 1830 a 1840

En 1883, la Nueva Revista de Buenos Aires publicó, con el titulo “Costumbres porteñas de 1830 a 1840”, una carta escrita por el doctor...

Simón Bolívar, sus últimos días

"Habéis presenciado mis esfuerzos para plantear la libertad donde reinaba antes la tiranía. He trabajado con desinterés, abandonando mi fortuna y aun mi tranquilidad. (...) Si mi muerte contribuye para que cesen los partidos y se consolide la Unión, yo bajaré tranquilo al sepulcro."

Lucio V. Mansilla y la cruda crítica a su tío Rosas

"Espíritu objetivo, puramente realista, a lo Sancho Panza, sólo podía ver bien un peligro contra su interés o su pellejo, y su interés, tal como él lo entendía, era mandar arbitrariamente."

José Marmol sobre María Josefa Ezcurra

"[María Josefa Ezcurra] no obraba por cálculo, no; obraba por pasión sincera, por verdadero fanatismo por la Federación y por su hermano; y ciega, ardiente, tenaz en su odio a los unitarios, era la personificación más perfecta de esa época de subversiones individuales y sociales, que había creado la dictadura..."

Petrona Rosende de la Sierra contra las luchas civiles

¡Sexo influyente! Ha llegado el momento más crítico, y más oportuno para manifestar lo que podéis sobre el corazón de los hombres. ¡Argentinas de todos los pueblos del interior! (...) Petrona Rosende de la Sierra

Redes Sociales

859,693FansMe gusta
372,001SeguidoresSeguir
411,054SeguidoresSeguir
22,590SuscriptoresSuscribirte

El Rescate

María Remedios del Valle, la madre de la patria

Fuente: Felipe Pigna, Mujeres insolentes de la historia, Buenos Aires, Emecé, 2018, pág. 62-65. En 1813, ya hacía tres...