12 de septiembre de 1827 – Se funda en Chile el periódico El Mercurio


Durante el dominio español, no existió una sola imprenta en todo el territorio chileno. Recién en 1811 se introdujo la primera, y al año siguiente se publicó en Valparaíso un periódico político que se llamó La Aurora de Chile. En 1826, ya eran treinta y tres las publicaciones políticas en el país trasandino. Una de estas publicaciones fue El Mercuriode Valparaíso, cuyo primer número salió el 12 de septiembre de 1827, convirtiéndose en la actualidad en el periódico de circulación más antiguo de Chile. Su fundador, Pedro Félix Vicuña, vendió su participación tan sólo dos años más tarde para fundar otro periódico en Santiago de Chile, El Censor. Recién veinte años después de su fundación, El Mercurio pasó a tener una tirada diaria, cuando era controlado por el español José Santos Tornero. Por entonces, se había convertido ya en una publicación que ofrecía las plumas de importantes ensayistas y pensadores chilenos y extranjeros, entre ellos, Domingo Faustino Sarmiento.

Fuente: César Guerrero, Sarmiento. El pensador, Editorial Depalma, Buenos Aires, 1979.

“El diario es para los pueblos modernos lo que era el foro para los romanos. La prensa ha sustituido a la tribuna y al púlpito; la escritura a la palabra, y la oración que el orador ateniense acompañaba con la magia de la gesticulación, para mover las pasiones de algunos millares de auditores, se pronuncia hoy ante millares de pueblos que la miran escrita, ya que por las distancias no pueden escucharlas. Por el diarismo el genio tiene por patria al mundo, y por testigos la humanidad civilizada. Por el diarismo las grandes acciones reciben palmoteos que las aplaudan por toda la tierra, y los delitos un signo de escándalo y reprobación que se levanta de todas partes; por el diarismo el secreto de los gabinetes se comunica, no de oído en oído, sino de diario en diario, trasmitiéndose a los extremos más apartados del mundo; por el diarismo los pueblos mandan, la opinión se forma…”

 

Domingo Faustino Sarmiento

Fuente: www.elhistoriador.com.ar