btnEste documento pertenece al período: Independencia (1810-1820)
Tamaño del texto:  Achicar Texto Agrandar Texto
Compartir:  Facebook Twitter Del.icio.us
Enviar a un amigo:
Imprimir: Imprimir
12 de febrero de 1817 - La batalla de Chacabuco

En enero de 1817 a pesar de las dificultades San Martín logró emprender con su Ejército el cruce de los Andes, una de las epopeyas más heroicas que recuerda la historia militar de la humanidad. Integraban la expedición 5.200 hombres. Llevaban 10.000 mulas, 1.600 caballos, 600 vacas, apenas 900 tiros de fusil y carabina; 2.000 balas de cañón, 2.000 de metralleta y 600 granadas. En varios tramos del cruce de los Andes, San Martín debió ser trasladado en camilla a causa de sus padecimientos. Sufría de problemas pulmonares –producto de una herida producida en una batalla en España en 1801-, reuma y úlcera estomacal. El 12 de febrero de 1817 el ejército libertador lanzó su fulminante ataque sobre Chacabuco. Fue el comienzo de la realización de un vasto plan ideado por San Martín para dar libertad a Chile y al Perú a fin de asegurar así la independencia de América. A continuación reproducimos varios documentos relacionados con esta primera hazaña.

El plan de de conquistar Chile

El 29 de febrero de 1816 San Martín escribe al director Álvarez Thomas sobre su plan de avanzar sobre Chile para luego conquistar Lima. “Chile por su excelente población proporcionalmente a las demás regiones de esta América, por la natural valentía y educada subordinación de sus habitantes, por sus riquezas es el pueblo capaz de fijar la suerte de la revolución. Él es el fomento del  marinaje del Pacífico. (…) En este concepto nada más interesante que ocuparlo. Lograda esta grande empresa, el Perú será libre. Desde allí irán con mejor éxito las legiones de nuestros guerreros. Lima sucumbirá, faltándole los artículos de subsistencia más preciosos. Pero para este logro despleguemos de una vez nuestros recursos. Todo esfuerzo parcial es perdido decididamente. La toma de este país recomendable debe prevenirse de toda probabilidad. Ella exige una fuerza imponente, espacio de tres o cuatro meses. De otro modo, el enemigo nos disputa el terreno palmo a palmo. Chile naturalmente es un castillo; la guerra puede hacerse interminable y entretanto variar el aspecto de la Europa; armas sólo que envíe la Península puede traernos consecuencias irreparables…

A este fin, debe proveerme V.E.: primero, de doce a catorce mil pesos para mantener nuestras relaciones secretas, minar la opinión de las tropas y extraernos todo el armamento posible; segundo, con cuatro mil hombres, entre ellos setecientos de caballería, contando con que esta provincia puede poner con su actual guarnición dos mil doscientos hombres; tercero, con tres mil fusiles de a 4, y sesenta mil pesos, de los cuales treinta mil puedo en tal lance exigir de estos vecinos; pues no es regular ir a Chile sin numerario y empezar por exacciones cuando se debe seguir un sistema en todo opuesto al de sus opresores. Por último, deben zarpar oportunamente de esas playas dos buques de toda consideración y porte, armados de cuenta del Estado y sujetos a órdenes del jefe del ejército, los que, cruzando las costas de Chile, contengan el escape de nuestros enemigos o los apresen con los grandes tesoros que de lo contrario pueden substraer, promoviendo sobre todo desde ahora estos preparativos para que nada falte en el momento precioso de la marcha. Yo, por mi parte, protesto activar cuanto alcance en mis recursos hasta formar –si es de la aprobación de V.E.- cuadros completos de oficiales escogidos entre los emigrados, los que, uniformados a nuestra táctica, serán utilisímos y podrán llenarse fácilmente en aquel país donde por sus relaciones se deben merecer la confianza y aprecio de sus naturales” 1.

El 15 de diciembre de 1816 San Martín manifestaba a Tomás Guido su resolución de emprender el cruce de los Andes sin dilación.

“Si no puedo reunir las mulas que necesito, me voy a pie. Ello es que a más tardar estoy en Chile para el 15, es decir, me pondré en marcha y sólo los artículos que me faltan son los que me hacen demorar este tiempo. Trabajo como un macho para salir de ésta el 15 del que entra. Si salimos bien, como espero, la cosa puede tomar otro semblante; si no, todo se lo lleva el diablo.” 2

A principios de febrero de 1817, poco antes de la batalla de Chacabuco, San Martín le escribe al subdelegado realista de la villa de San Felipe para solicitarle ayuda.

“O la América es libre a costa de sus propios esfuerzos, o desciende encorvada al cadalso que le preparan los tiranos. No hay medio. Mi ejército viene decidido a morir o a ser libre, pero los pueblos deben auxiliarme de grado o de fuerza. En su virtud, junte usted hoy mismo a todo ese vecindario e intímele que en el término de seis días deben entregar cuatrocientos caballos escogidos, y que no haciéndolo a las veinticuatro horas, pondrán en comisaría treinta mil pesos o quedan confiscados los bienes de todos los pudientes declarados tales.” 3

Finalmente, el 12 de febrero de 1817 se libra la batalla de Chacabuco. Sobre el campo de batalla San Martín escribe el parte de guerra al gobierno central.

“Excmo. Señor: una división de 1.800 hombres del ejército de Chile, acaba de ser destrozada en los llanos de Chacabuco por el ejército de mi mando, en la tarde de hoy. Seiscientos prisioneros, entre ellos treinta oficiales, cuatrocientos cincuenta muertos y una bandera, que tengo el honor de dirigir, es el resultado de una jornada feliz, con más de mil fusiles y dos cañones. La premura del tiempo no me permite extenderme en detalles que terminaré lo más breve que me sea posible; en el entretanto debo decir a V.E., que no hay expresiones como ponderar la bravura de estas tropas; nuestra pérdida no alcanza a cien hombres. Estoy sumamente reconocido a la brillante conducta, valor y conocimientos de los señores brigadieres don Miguel Soler y don Bernardo O’Higgins. Dios guarde a V.E. muchos años. Cuartel general de Chacabuco, en el campo de batalla y febrero 12 de 1817.” 4

Casi dos semanas después de esta victoria, el 25 de febrero de 1817, el director Juan Martín de Pueyrredón escribía a San Martín:

“¡Gloria al restaurador de Chile! Sí, mi amigo querido, la fortuna ha favorecido los heroicos esfuerzos de usted y la América nunca olvidará la valiente empresa de usted sobre Chile, venciendo a la naturaleza en sus mayores dificultades. Usted venció y yo me glorío con usted y lo abrazo con toda ternura de mi alma reconocida a sus servicios. Ayer ha sido un día de locura para este gran pueblo. No tengo tiempo para expresar a usted los términos con que se ha explicado el sentimiento de regocijo público por la victoria de Chacabuco, cuya noticia llegó a las nueve de la mañana por pliego despachado con Luzuriaga. Eran las once de la noche y aún se oía un ruido sordo de vivas en toda la ciudad. La fortaleza y seis buques de nuestra marina hicieron salva triple. Escalada que conduce los pliegos no ha llegado y me tiene su demora impaciente porque quiero imponerme de algunos pormenores de la acción. Lo que sé por Luzuriaga es que usted con dos escuadrones de granaderos tuvo que meterse entre las líneas enemigas. De esto infiero, o que la cosa estuvo apurada, o que no tuvo usted jefe de caballería de confianza, porque en todo otro caso yo acusaría a usted del riesgo en que se puso. Dígame usted con la franqueza que debe lo que hubo en esto; mientras yo quedo en el más grave cuidado con la noticia que también me da Luzuriaga, de que en resultas de la fatiga personal que usted tomó en la acción quedaba muy afligido de su pecho. Por Dios, cuídese usted, porque su vida y su salud interesan extraordinariamente al país y a sus amigos 5.

Referencias:
1 Otero, José Pacífico, Historia del libertador Don José de San Martín, Tomo I, segunda edición, octubre de 1949, Editorial Sopena Argentina, pág. 407-408.

2 Otero, José Pacífico, Historia del libertador Don José de San Martín, Tomo I, segunda edición, octubre de 1949, Editorial Sopena Argentina, pág. 560.

3 Otero, José Pacífico, Historia del libertador Don José de San Martín, Tomo II, segunda edición, octubre de 1949, Editorial Sopena Argentina, pág. 38.

4 Otero, José Pacífico, Historia del libertador Don José de San Martín, Tomo II, segunda edición, octubre de 1949, Editorial Sopena Argentina, pág. 47.

5 Selección general - Documentos para la Historia del Libertador San Martín, Ministerio de Educación de la Nación - Instituto Nacional Sanmartiniano, pág. 343.

Artículos relacionados:
btnPreguntas: El cruce de los Andes
btnPreguntas sobre San Martín
Fuente: www.elhistoriador.com.ar
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Galería del Bicentenario, 200 años de Historia Argentina en imágenes
Ahora en venta Algo Habrán Hecho en DVD!
¡CSS Válido!
¡PHP!