btnEste artículo pertenece al período: Mundo
Tamaño del texto:  Achicar Texto Agrandar Texto
Compartir:  Facebook Twitter Del.icio.us
Enviar a un amigo:
Imprimir: Imprimir
La Unificación nacional en Italia y Alemania
Autor: Felipe Pigna.

Entre 1848 y 1871, alemanes e italianos lograron poner fin al fraccionamiento territorial heredado de la Edad Media.

¿Cómo estaba Alemania en 1870?

El actual territorio alemán estaba formado en la segunda mitad del S XIX por 30 pequeños estados. El proceso de unificación de la actual Alemania se planteó a partir del enfrentamiento entre los dos estados más poderosos de la región: Austria y Prusia.

¿Qué ventajas tenía Prusia?

Prusia era el estado con mayor desarrollo industrial y comercial de la región y había formado una unión aduanera y mercado común -el Zolverein- que integraba su territorio con otras regiones alemanas. Esto le dio mucho poder a su burguesía industrial y liberal, que pudo disputarle el poder a la atrasada aristocracia terrateniente. Todos estos fueron factores decisivos que favorecieron a los prusianos para lograr su objetivo de unificar Alemania.

¿Cómo se produjo la Unificación Alemana?

La unificación se hizo efectiva a través de la derrota de Austria y de una serie de guerras exteriores. Figuras claves de esta estrategia fueron el rey Guillermo I y su canciller el Primer Ministro Otto von Bismarck.

El triunfo militar obtenido en 1870 sobre Francia permitió a los prusianos la creación de un nuevo Estado Nacional: el Imperio alemán o segundo Reich, régimen de carácter autoritario, apoyado políticamente tanto por los conservadores como por los liberales.

¿Qué pasó con Austria?

Tras ser derrotada por Prusia, Austria conformó con los húngaros un nuevo Imperio, el Austro-Húngaro. Se sancionó una Constitución en la que se reconocían como diferentes los poderes políticos de cada reino. Dentro de este imperio convivían pueblos de diferentes nacionalidades y religiones que veían al nuevo régimen como opresor. Esto llevó a permanente rebeliones, una de ellas será la causa, décadas más tarde del inicio de la Primera Guerra Mundial.

Giuseppe Garibaldi (1807-1882)

Garibaldi comenzó a actuar en política en la agrupación revolucionaria "La Joven Italia", creada por Giuseppe Mazzini en 1830. Participó junto a los "jóvenes italianos" del intento revolucionario de ese año y frente al fracaso, decidió trasladarse a Sudamérica, donde tuvo una activa participación en nuestras luchas civiles y las del Uruguay. En 1848 volvió a Italia y a la lucha, formando en 1860 los "mil camisas rojas", liberando Nápoles y Sicilia del dominio francés.

¿Cuál era la situación de Italia en 1860?

En Italia, la fragmentación territorial en manos de diversos poderes, fue superada enfrentando a las grandes fuerzas conservadoras de la época: el Papado en el centro y la aristocracia terrateniente en el sur.

En el exterior, los afanes nacionalistas chocaron con la oposición austríaca, que dominaba importantes territorios en el noreste de la península.

¿Cómo se inició la unificación?

La marcha hacia la unidad partió del reino de Piamonte y Cerdeña, gobernado por Víctor Manuel II y su ministro liberal el conde de Cavour. La modernización del reino, el más poderoso económicamente y la búsqueda de apoyo contra Austria y el Papado formaron parte de la hábil estrategia de Cavour.

A las acciones desarrolladas desde el norte, se sumaron, en el sur, las del patriota Giuseppe Garibaldi quien a través de la organización de un movimiento popular y republicano, los mil camisas rojas, logró la recuperación de Sicilia y el reino de Nápoles.

En 1871 vencidas todas las resistencias, nace el reino de Italia con Roma como capital.

Autor: Felipe Pigna.
Fuente: www.elhistoriador.com.ar
 
Galería del Bicentenario, 200 años de Historia Argentina en imágenes
Ahora en venta Algo Habrán Hecho en DVD!
¡CSS Válido!
¡PHP!