La Argentina aborigen, de Raúl Mandrini
La  Argentina aborigen, de Raúl Mandrini
 
Agrandar Texto
Achicar Texto

En octubre de 1492, Cristóbal Colón llega al Nuevo Mundo. Había salido del puerto de Palos, en Andalucía, España, el 3 de agosto de 1492 y el 12 de octubre, o un día después, llegaba al islote de Guanahaní (actuales Bahamas), al que Colón llamó San Salvador. Regresó a España creyendo que estas islas formaban parte del Asia y se les dio el nombre de Indias Occidentales.

Reproducimos aquí un capítulo del libro de Raúl Mandrini, La Argentina aborigen, que recorre las culturas y los pueblos originarios en el actual territorio argentino desde los primeros pobladores hasta principios del siglo XX cuando el estado nacional incorporó los últimos enclaves indígenas independientes. El autor destaca la antigüedad de la presencia de estos pueblos en el territorio y la diversidad y complejidad de su vida económica, social y cultural.  

En el capítulo que aquí reproducimos el autor recorre el período de conquista en nuestro territorio especialmente durante el siglo XVI cuando “los invasores avanzaron sin que nada pareciera ser capaz de detenerlos” arrasando con los poderosos imperios aztecae incaico, quitando a los habitantes sus mejores tierras, obligándolos a trabajar duramente, y prohibiendo sus costumbres y creencias. Y describe las diversas formas de explotación del territorio y de la mano de obra y algunas rebeliones que tuvieron lugar durante esta etapa en el actual territorio argentino.

Fuente: Raúl Mandrini, La Argentina aborigen. De los primeros pobladores a 1910, Buenos Aires, Siglo XXI Editores, 2008, págs. 187-207.

Capítulo 8
El mundo subvertido

La historiografía ha remarcado el impacto que tuvo sobre los europeos el contacto con el mundo americano recién descubierto. Para los europeos, el mundo se amplió mucho más allá de los límites concebidos por la imaginación medieval; nuevas geografías, animales y plantas desconocidos, hombres y sociedades tan diferentes que hasta se dudaba de su humanidad, se presentaron ante ellos. En cambio, mucho menos se ha hablado acerca del significado de la presencia de los europeos para los antiguos pobladores del continente.

También para los pueblos originarios los invasores representaban un mundo distinto, no imaginado. Venían de Oriente, atravesando el mar -donde las tradiciones de los pueblos originarios inscribían las moradas de sus dioses- en extrañas embarcaciones impulsadas por los vientos.

Su aspecto físico -seres barbudos y de piel muy clara- y sus vestimentas eran extraños; empleaban armas temibles, capaces de matar a la distancia; sus costumbres y creencias nada tenían que ver con ellos. Traían animales desconocidos, algunos de los cuales, como caballos y mastines, eran usados en la guerra; en los combates, no respetaban reglas ni rituales ancestrales. Los recién llegados obligaban a los nativos a servirlos y trabajar para ellos, abusaban de sus mujeres, buscaban desesperadamente metales preciosos como el oro y la plata y eran capaces de matar -o de matarse entre sí- por obtenerlos.

Los invasores imponían sus costumbres y sus creencias a los pueblos que sometían y no dudaban en aplicar duros castigos a quienes se resistieran. En las zonas conquistadas, los pueblos originarios pronto vieron su mundo destruido y desarticulado. Una parte de la población sobrevivió al impacto, pero su universo material, social y espiritual se transformó. La guerra, el saqueo, la explotación a través del trabajo forzado, la pérdida de tierras y la difusión de enfermedades hasta entonces desconocidas provocaron un colapso demográfico y destruyeron las bases materiales y las estructuras sociopolíticas nativas. La introducción de una economía monetaria contribuyó a disolver antiguas prácticas económicas y a socavar los lazos comunitarios; por último, la imposición del cristianismo, al cambiar antiguas costumbres y creencias, contribuyó eficazmente a la desintegración cultural.

La expansión de los europeos por el continente
Durante las primeras décadas del siglo XVI, los invasores -cada vez más numerosos debido a la llegada de nuevos contingentes- avanzaron sin que nada pareciera ser capaz de detenerlos. Primero, exploraron las costas, ocuparon muchas islas y establecieron en ellas ciudades y pueblos. Luego, desembarcaron en el continente y avanzaron tierra adentro. El poderoso imperio azteca o mexica fue incapaz de contenerlos y cayó ante ellos: el todopoderoso Moctezuma fue capturado y ejecutado, y Tenochtitlan, la ciudad más grande de América, saqueada y arrasada en 1521. Ese mismo año, los invasores atravesaron el continente y alcanzaron las costas del océano Pacífico, al que llamaron Mar del Sur; al mismo tiempo, otras expediciones exploraron las costas orientales de América del Sur, alcanzaron el extremo sur y, tras cruzar el hoy llamado estrecho de Magallanes, continuaron el viaje rumbo a su tierra de origen.

En los años siguientes, el avance continuó. En la década de 1530, los invasores alcanzaron las tierras del imperio incaico, más poderoso y ex­tenso aun que el de los mexicas. Vencieron y ejecutaron a su soberano, Atahualpa, y conquistaron Cuzco, su orgullosa capital. Aunque algunos incas resistieron durante un tiempo en las selvas de oriente, el corazón del imperio se había perdido para siempre.

Desde su nuevo dominio, al que llamaron Perú, los conquistadores se expandieron en todas direcciones siguiendo los caminos antes recorridos por los ejércitos incaicos. Crueles con los vencidos, les quitaban sus mejores tierras, los obligaban a trabajar mucho más duramente que en los tiempos del Inca, prohibían sus costumbres y creencias, los forzaban a comprar sus productos y los castigaban si no cumplían. Pero los con­quistadores también se enfrentaban con saña entre ellos y no eran menos crueles con sus propios congéneres derrotados, a los que muchas veces asesinaban. Tampoco faltaron en las primeras décadas de la conquista las resistencias y rebeliones de los nativos vencidos, como aquella llamada taki ongoy que estalló en el Perú en la década de 1560, levantamientos que fueron reprimidos con dureza.

Más al sur aun, otros invasores habían penetrado en el continente por el oriente, a través del ancho río que con el tiempo tomó el nombre de Río de la Plata, porque estaban convencidos de que los conduciría a las minas de donde se extraía ese metal. Avanzaron siguiendo los ríos hasta alcanzar los límites del Perú y fundaron nuevas ciudades. También aquí los nativos que no habían logrado escapar a los montes o a las extensas llanuras fueron obligados a servir a los conquistadores y a adoptar sus creencias y muchas de sus costumbres.

Hacia 1600, los nuevos señores controlaban extensos territorios, desde México hasta Chile y el Río de la Plata. Sin embargo, el avance de estos extranjeros había perdido fuerza y la expansión parecía detenerse. Distintas situaciones lo explicaban: en algunos casos, las tierras por conquistar no parecían tener riquezas que las hicieran atractivas, eran inhóspitas o pobres, o sus climas duros y adversos, como en las latitudes más extremas o en las selvas tropicales, húmedas y tórridas; en otros casos, la conquista y ocupación resultaban demasiado difíciles y costosas, particularmente donde la resistencia de los nativos era tenaz, como ocurrió en el sur de Chile.

De este modo, regiones aun más vastas que las conquistadas permanecían fuera del control de los europeos: casi toda América del Norte excepto México, las extensas llanuras sudamericanas regadas por las cuencas del Orinoco, el Amazonas y el Plata, las vastas pampas meridionales y toda la meseta patagónica. Para entonces, otros invasores de aspecto y costumbres parecidos, pero provenientes de otro reino, Portugal, se habían instalado en las costas orientales de América del Sur. Como los pueblos de la zona escapaban hacia el interior de las selvas, o no les parecían adecuados para el trabajo servil, los portugueses comenzaron a traer esclavos negros capturados en las costas de África, al otro lado del océano Atlántico.

Conquista y colonización de los territorios meridionales
Hacia el 1600, los invasores habían ocupado una porción de los territorios meridionales y sometido a buena parte de su población nativa. Esa ocupación había comenzado muchas décadas atrás, cuando los primeros conquistadores llegaron a la región en la que vivían pueblos muy diferentes entre sí. Las tierras altas de los Andes meridionales y las Sierras Centrales estaban ocupadas por una población relativamente densa de agricultores poseedores de una tecnología compleja. Más al este, a lo largo de los grandes ríos que llevaban sus aguas al Plata, otros grupos de agricultores con tecnología más simple ocupaban aldeas dispersas que con frecuencia trasladaban de un lugar a otro. El resto del territorio albergaba a bandas de gran movilidad que obtenían sus recursos básicamente de la caza y la recolección. Los Andes meridionales, las Sierras Centrales y el litoral fluvial fueron áreas clave en los tiempos iniciales de la conquista y colonización cuando, descartada la posibilidad de encontrar allí grandes yacimientos de metales preciosos, interesaba controlar regiones con mano de obra abundante y entrenada en el trabajo agrícola.

Los contactos más antiguos de las poblaciones originarias con los invasores se produjeron cuando éstos exploraban la costa atlántica meridional buscando un paso marítimo que permitiera unir el océano Atlántico con el Mar del Sur -el actual océano Pacífico-, recientemente descubierto, para abrir una ruta marítima hacia el oriente asiático. En una desgraciada expedición que terminó con su muerte a manos de los nativos, Juan Díaz de Solís llegó al Río de la Plata a comienzos de 1516; en 1519, la armada de Hernando de Magallanes recorrió el litoral patagónico y descubrió el estrecho que lleva su nombre; en 1525, otra expedición, al mando de García Jofré de Loayza, tuvo un desgraciado final frente a las costas patagónicas. Fueron esos viajeros los que recogieron los primeros datos sobre las poblaciones del extremo sur del continente. Pero el interés por la navegación en esas peligrosas aguas decayó a medida que crecía la atracción por las tierras americanas. Finalmente, tras algunos intentos fallidos, durante más de un siglo los invasores olvidaron esas lejanas tierras; recién volvieron a ellas hacia mediados del siglo XVIII, cuando comenzaron a usar la ruta del Cabo de Hornos.

Entre 1526 y 1527, Sebastián Caboto y Diego García, quienes seguían la ruta de Magallanes, iniciaron la exploración del actual litoral fluvial argentino, atraídos por noticias de la existencia de fabulosas riquezas en metal en el interior del continente transmitidas por sobrevivientes de la expedición de Solís. Exploraron las costas del Paraná porque suponían que los llevaría a la Sierra de la Plata, pero lo infructuoso de la búsqueda y las rivalidades entre los conquistadores los obligaron a regresar a España. Pocos años después, en 1536, arribó al Río de la Plata la expedición de don Pedro de Mendoza con el fin de explorar y poblar una región de interés para la corona castellana, deseosa de ocupar esas tierras ante las ambiciones de la monarquía portuguesa. Así surgió la ciudad de Santa María de los Buenos Aires, abandonada después de cinco años debido al hambre y la hostilidad de los nativos. Entretanto, los invasores habían explorado los ríos del litoral y fundado Asunción, sobre el río Paraguay, región de tierras fértiles y cálidas, naturaleza exuberante e indios acostumbrados al trabajo agrícola a los que parecía fácil someter. Asunción fue durante años el centro de la actividad española en la región: desde allí, Juan de Ayolas y Domingo Martínez de Irala exploraron el laberinto fluvial hacia el norte y el oeste. Irala alcanzó por fin la Sierra de la Plata que no era sino el Perú, ya conquistado.

En esos años comenzó la penetración española en el actual noroeste argentino, pronto conocido con el nombre de Tucumán. En 1535, Diego de Almagro, uno de los conquistadores del imperio incaico, ingresó al territorio desde el Perú por el camino que recorría el borde oriental de la Puna. Guiada por miembros de la nobleza cuzqueña y acompañada por numerosos auxiliares indios, la hueste de Almagro se proponía alcanzar el actual territorio chileno. Traspasada la cordillera andina, en el verano de 1536 los conquistadores penetraron en el valle de Copiapó y se dirigieron hacia el sur hasta alcanzar el valle de Aconcagua.

En su marcha, Almagro había aprovechado los caminos construidos por los incas y los conocimientos de sus guías, en tanto que la lengua quechua servía para comunicarse con las poblaciones locales antes sometidas a los señores del Cuzco. Almagro y sus capitanes exploraron partes de la región central sin encontrar las riquezas buscadas, pero sí la oposición de los pobladores; desilusionados, emprendieron el regreso. Correspondió a Pedro de Valdivia conquistar, pocos años más tarde, el reino de Chile: en 1541 llegó al valle del Mapocho y allí, dadas las condiciones favorables -agua, arboledas, tierras de cultivo-, fundó la ciudad de Santiago, primer asentamiento castellano en ese territorio, del cual fue elegido gobernador por el flamante cabildo.

En esos años comenzó también la exploración de los territorios del Tucumán. La primera entrada fue conducida por Diego de Rojas en 1543 y, aunque este jefe murió herido por una flecha envenenada, sus hombres recorrieron la región durante más de tres años, antes de regresar tras muchos sufrimientos y desventuras. Nuevas guerras civiles en el Perú demoraron las exploraciones, que cobraron nueva fuerza una vez superado el conflicto. Juan Núñez de Prado realizó una segunda entrada (1549-1550) y la primera fundación -El Barco-, que generó un enfrentamiento con Pedro de Valdivia, gobernador de Chile, quien se atribuyó jurisdicción sobre la provincia. Francisco Villagra, subordinado de Valdivia, atravesó la región dejando asentadas las pretensiones de su jefe. Poco después, otro emisario de Valdivia, Francisco de Aguirre, apresó a Núñez de Prado y lo envió a Santiago de Chile. El Barco fue abandonada y sus pobladores trasladados a la recién fundada Santiago del Estero, a orillas del río Dulce, en 1553. En la década siguiente, el impulso colonizador fue alentado desde Chile, aunque fracasaron algunas fundaciones por la oposición de los indígenas, a la que luego nos referiremos.

En esos mismos años, también impulsada desde Chile, comenzó la exploración y ocupación de la región de Cuyo. La fundación de Mendoza en 1561 y de San Juan en 1562 respondió a la necesidad de los conquistadores chilenos de someter y encomendar a la población nativa local, conocida como huarpes. Más al sur, otras expediciones avanzaron hacia la vertiente oriental de la cordillera andina.

El conflicto de jurisdicciones culminó en 1563, cuando se creó la gobernación del Tucumán. Cobró impulso entonces la ocupación del territorio y se fundaron nuevas ciudades: San Miguel de Tucumán en 1565, Nuestra Señora de la Talavera o Esteco en 1567 -abandonada años después debido a los ataques de los indígenas chaqueños- y Córdoba en 1573. Jerónimo Luis de Cabrera, fundador de esta última, continuó su avance hasta alcanzar las orillas del río Paraná, buscando una vía de comunicación más rápida y directa con España a través del litoral fluvial y del Río de la Plata. Allí encontró a Juan de Garay, quien, bajando desde Asunción, acababa de fundar Santa Fe en 1573. Ante la firme postura de Garay, Cabrera retrocedió, dejando la futura colonización del litoral en manos de Asunción y de su gente. Esta ciudad había progresado lentamente desde su fundación y necesitaba expandirse y asegurar posiciones estratégicas que permitieran una fácil entrada a los navíos que, desde España, llegaban al Río de la Plata. Comenzó entonces la colonización efectiva del litoral fluvial. A Santa Fe siguió, en 1580, la segunda fundación de Buenos Aires por el mismo Juan de Garay.

En los años siguientes, nuevas fundaciones marcaron el avance en la ocupación del territorio. En el Tucumán se fundaron Salta (en 1583), La Rioja (en 1591) y San Salvador de Jujuy (en 1593); en el litoral, Concepción del Bermejo (en 1585; abandonada luego debido a los ataques de los guaycurúes) y Corrientes (en 1588); en Cuyo, hacia 1596 se fundó San Luis. Hacia el final del siglo XVI pareció completarse el proceso de conquista del territorio. Desde las nuevas ciudades, núcleos de futuras provincias argentinas que tomaron sus nombres, se fueron ocupando las tierras circundantes. Sin embargo, al igual que en el resto del continente, grandes extensiones de territorio quedaban aún fuera del control de las autoridades coloniales.

Las áreas ocupadas y las bases de la explotación colonial
En verdad, a fines del siglo XVI los españoles sólo controlaban una pequeña porción del territorio meridional. El resto era "tierra de indios", vastos espacios casi desconocidos percibidos como misteriosos, amenazantes y peligrosos. Pero también en tierras mucho más cercanas a las ocupadas subsistían zonas donde el control de los conquistadores era escaso o nulo. Así, por ejemplo, aunque las tierras de la Puna y la quebrada de Humahuaca habían sido pacificadas, los invasores no pudieron establecer allí ciudades. En los valles calchaquíes la permanente resistencia y el prolongado levantamiento de sus pobladores obligaron a abandonar algunas de las primeras y precarias ciudades. La ocupación efectiva y el sometimiento de la región se lograron recién a mediados del siglo XVII.

Durante las primeras décadas, el asentamiento más seguro había sido la ciudad de Santiago del Estero, que controlaba las tierras bajas situadas entre los ríos Dulce y Salado. Su población, antaño vinculada a los incas, había aceptado a los nuevos señores tras algunas resistencias iniciales. Más al Sur, Córdoba ejerció durante bastante tiempo un control relativo sobre las tierras de su entorno. Algunos intentos de fundar ciudades -en realidad, aldeas-fuertes- más cercanas a los valles cordilleranos habían sido frustrados por la oposición de los pueblos calchaquíes, alentada por los abusos de los invasores y favorecida por los conflictos entre ellos mismos. Recién en las dos últimas décadas de ese siglo pudo fundarse una serie de ciudades -Salta, Jujuy, La Rioja- destinadas a rodear por el este las tierras altas para cercar a los calchaquíes y asegurar de ese modo las rutas que comunicaban la región con Charcas y otros centros altoperuanos, en el actual territorio boliviano.

Al este, en el litoral fluvial, Asunción -establecida entre pueblos sedentarios y agricultores que formaban parte de la extensa nación guaraní, pronto sometidos- se había consolidado como el principal centro de la región y, en la segunda mitad del siglo, se había expandido hacia el sur, a lo largo del río Paraná. En esa expansión tuvieron un papel relevante los descendientes de los primeros conquistadores, ya nacidos en el continente y conocidos como "mancebos de la tierra" o criollos. Santa Fe, Buenos Aires y finalmente Corrientes jalonaron ese avance hacia el sur destinado tanto a asegurar las comunicaciones marítimas con la metrópoli como a prevenir un avance portugués desde los asentamientos ubicados en las costas del Brasil.

También aquí el control efectivo no fue mucho más allá de las tierras ribereñas y de aquellas que rodeaban las pequeñas ciudades fundadas, en realidad apenas poco más que aldeas. Entre ellas, vastos espacios eran controlados por los pueblos originarios. Garay, el fundador de Buenos Aires, exploró después los territorios del sudeste bonaerense hasta el lugar donde hoy se encuentra la ciudad de Mar del Plata. No encontró metales ni nativos dóciles que pudieran ser sometidos para explotar su trabajo. Entonces regresó; pasaría bastante tiempo antes de que los habitantes de Buenos Aires comenzaran a prestar atención a las tierras del sur. Durante más de un siglo, Buenos Aires vivió de espaldas a las pampas, mirando a Potosí, a Asunción y al Atlántico.

El proceso de conquista y colonización tuvo que ver tanto con los intereses de la sociedad conquistadora como con las peculiaridades del territorio y de las sociedades que lo ocupaban. En los territorios meridionales la ocupación del espacio planteó a los conquistadores desafíos particulares, pues a las enormes distancias y a las duras condiciones geoecológicas de muchas de esas regiones se sumó la resistencia -activa o pasiva según los casos- de las poblaciones nativas. Como vimos, en el momento de la llegada de los primeros invasores, éstas presentaban distintas formas de organización económica y social. No obstante, todas ellas -salvo en algunas zonas de las tierras altas andinas controladas por los incas-, carecían de fuertes estructuras centralizadas de poder, de sistemas tributarios y de ejércitos organizados. Por eso, en lugar de reemplazar un estado anterior aprovechando para sí sistemas de control político y administrativo existentes, los conquistadores se vieron obligados a emprender largas campañas de pacificación del territorio y a organizar un sistema que les permitiera apropiarse de los excedentes económicos a través de la explotación del trabajo indígena.

Divididas o fragmentadas, las comunidades de las nuevas tierras ofrecieron una resistencia menos formal pero más eficaz. Ataques sorpresivos, retiradas, nuevos ataques mantenían a los invasores en constante peligro y vigilia. Además, la derrota de un grupo no impedía que otros siguieran combatiendo o que aquellos que parecían someterse se lanzaran a la guerra cuando las condiciones se volvían a su favor. Otras veces, simplemente se retiraban a las zonas más protegidas de las montañas y las selvas o se adentraban en las llanuras, retornando apenas los invasores se replegaban. Se generaba así un estado de guerra o peligro permanente que acechaba a las pequeñas ciudades fundadas.

En ese contexto se organizó la explotación del territorio y, fundamentalmente, de la mano de obra indígena. Los españoles aprove­charon la experiencia adquirida en México y Perú, pero debieron ajustar el sistema a las condiciones del territorio. En principio, y en tanto súbditos de la Corona, los pueblos sometidos -salvo algunos jefes étnicos o unos pocos grupos aliados- se vieron convertidos en "tributarios", es decir, estaban obligados a pagar tributo a la Corona, como todo súbdito, ya fuera bajo la forma de prestaciones de trabajo o de contribuciones en especies y dinero. Pasados los momentos iniciales de la conquista, los funcionarios reales fueron los encargados de fijar los montos tributarios que serían percibidos por los funcionarios de la Corona o por aquellos particulares a quienes los reyes cedieran ese derecho.

El modo más generalizado de recaudación fue la implantación del sistema de encomiendas. A través de él, la monarquía o sus representantes transferían a un español -generalmente como reconocimiento o recompensa por servicios prestados al rey- el derecho a percibir el tributo que determinadas comunidades o grupos indígenas debían entregar a la Corona. Como las conquistas habían sido financiadas por los mismos conquistadores, a quienes el rey confería el derecho de explorar y ocupar determinados territorios, el otorgamiento de tierras o de encomiendas aparecía como una forma de compensación por esa inversión. A cambio, el encomendero debía velar por los indios puestos bajo su control y favorecer su conversión al catolicismo. En los primeros tiempos, la parte principal del tributo había consistido en la prestación de servicios personales. Este sistema, que dio lugar a todo tipo de abusos, fue tempranamente abolido en los Andes centrales. Sin embargo, y pese a los intentos de la monarquía para limitarlo, el servicio personal de los indios sobrevivió en el Tucumán y en Paraguay, donde el estado casi permanente de guerra ante las amenazas -reales o potenciales- de los indígenas dio fuerza a los reclamos de los encomenderos que constituían una pieza clave en el sistema defensivo del territorio.

Complementaria de la implantación de las encomiendas fue la política de concentrar en pueblos a las poblaciones encomendadas, en especial a aquellas cuyos asentamientos se encontraban dispersos. Esos "pueblos de indios", conocidos con el nombre de "reducciones", tenían como principal finalidad controlar mejor a los pueblos sometidos. Tal agrupamiento facilitaba además el cobro de tributos y el cumplimiento de prestaciones -ya fuera a los encomenderos o a la Corona-, así como la labor de conversión al catolicismo, razón por la cual había en esos pueblos uno o más curas "doctrineros", a veces en forma permanente.

No obstante, las obligaciones de los indígenas no se limitaban a las prestaciones directas. Muchos indios de las comunidades debían emplearse regularmente como jornaleros para obtener un salario en moneda -muy bajo, por cierto- que les permitiera hacer frente al pago de la parte monetaria del tributo o adquirir bienes exigidos que no eran producidos por la misma comunidad. El sistema introdujo a las comunidades en el círculo de una economía monetaria hasta entonces desconocida.

En general, la forma que asumieron esas prestaciones personales fue la mita, una adecuación de la antigua institución andina del mismo nombre, aplicada extensamente en las actividades mineras de los Andes centrales. Conforme a ella, durante una cantidad fija de días al año, las comunidades debían enviar un contingente de trabajadores para realizar distintos trabajos o prestar determinados servicios. En el Tucumán y el Paraguay, los naturales aplicaban esos servicios a la agricultura, a la recolección de miel, algarrobo y cera, o al hilado y tejido del algodón -tarea en la que participaban activamente las mujeres-, con lo que pagaban su tasa al encomendero. También estaban sujetos a las llamadas mitas de plaza, con las que los indios contribuían a la construcción, limpieza y cuidado de las obras públicas en los centros urbanos.

La mita afectaba esencialmente a las comunidades campesinas, los llamados ayllu en la lengua del Cuzco, esto es, aquellas antiguas comunidades andinas vinculadas por el parentesco que habían mantenido su carácter y que habían conservado, al menos en parte, sus viejas tierras comunales. Sin embargo, las exacciones impuestas por los conquistadores, los abusos de los encomenderos y la pérdida de las mejores tierras impulsaron a muchos campesinos a escapar de sus comunidades, ya fuera para encontrar refugio en áreas marginales no muy controladas, para buscar trabajo en haciendas o talleres de los conquistadores, o para asentarse como trabajadores en fincas de españoles. Con el tiempo, los funcionarios reales clasificaron a los indios tributarios en originarios, forasteros y yanaconas. Los primeros eran los indígenas de comunidad que se mantenían vinculados a los ayllus; la segunda categoría incluía a los labradores que trabajaban en tierras ajenas; finalmente, por yanaconas, término también derivado del quechua, se entendía a aquellos labradores dependientes de los españoles y adscriptos a sus tierras.

Resistencias y rebeliones
Las poblaciones originarias no aceptaron sin resistencia la imposición del dominio colonial a lo largo del siglo XVI. Las acciones iniciales de distintas comunidades fueron muy firmes y efectivas: muchos españoles perdieron la vida y varias ciudades debieron ser abandonadas a causa de los ataques indígenas. Juan Díaz de Solís y varios de sus hombres murieron al ser atacados durante su desembarco en el Río de la Plata; la primera Buenos Aires estuvo sometida a duros ataques indígenas hasta que fue abandonada. En Asunción, en 1538 y 1539, los guaraníes se rebelaron y resistieron el establecimiento de los españoles; sólo la habilidad de negociación de Domingo Martínez de Irala, a cargo del gobierno de la región, logró su pacificación, aunque la ciudad siguió estando siempre expuesta a los ataques de los pueblos chaqueños o de otros grupos guaraníes no sometidos. Hacia mediados del siglo XVI, la imposición del sistema de encomiendas por parte de Irala y los abusos derivados de ellas provocaron nuevos levantamientos.

En las tierras del Tucumán, las primeras exploraciones se vieron ex­puestas a duros ataques de los indígenas, y el mismo Diego de Rojas murió víctima de una flecha envenenada; más tarde, los vecinos de Santiago del Estero -como los de Asunción- debieron vencer las resistencias iniciales de las poblaciones juríes vecinas. Durante bastante tiempo, muchos intentos de fundar ciudades fracasaron debido a la resistencia indígena. Así ocurrió, por ejemplo, con Londres, Córdoba del Calchaquí y Cañete, fundadas en la región de los valles calchaquíes entre 1558 y 1560; con Nieva en el valle de Jujuy, fundada en 1560; con San Francisco de Alava, fundada, en el mismo valle, en 1573, y con las dos San Clemente, fundadas por Gonzalo de Abreu en el valle de Salta en 1577.

La resistencia indígena en la región valliserrana del actual noroeste argentino fue, sin duda, la que más preocupó a los invasores, pues ponía en peligro un área clave para sus proyectos de expansión. Aquel territorio, rico en tierras de cultivo y pastoreo y con una población habituada al trabajo agrícola y artesanal, constituía una pieza fundamental en la vinculación del mundo altoperuano con el Río de la Plata, vía natural de salida hacia Europa; además, la zona era también una importante región productiva capaz de atender las demandas de Potosí, el centro minero más importante en producción de plata de América del Sur. Las resistencias, que alcanzaron pronto un nivel no igualado en otros lugares, en ciertos momentos tuvieron el carácter de verdaderos alzamientos que pusieron en peligro la presencia misma de los invasores.

En esas tierras -que desde 1563 formaron la llamada provincia de "Tucumán, Juríes y Diaguitas"- surgieron en esos años de rebelión grandes jefes indígenas cuya autoridad se extendió mucho más allá de su propia comunidad, ya que fueron reconocidos como líderes regionales por distintos grupos, a veces muy distantes. Así ocurrió con Juan Calchaquí, cacique de la comunidad de Tolombón en la parte sur del valle Calchaquí -el valle habría tomado su nombre del cacique-, y con Viltipoco, señor de una comunidad de la quebrada de Humahuaca.

Las primeras referencias a Juan Calchaquí se remontan a la entrada de Francisco de Aguirre en 1552. Apresado por haber resistido la incursión de los extranjeros, negoció su libertad con el conquistador y fue seguramente entonces cuando fue bautizado y tomó su nombre cristiano. Juan fue un valeroso guerrero y un hábil negociador, cualidad que demostró en varias oportunidades. Su figura cobró relieve a partir del intento de Juan de Zurita de establecer ciudades en los valles altoandinos, particularmente en el valle Calchaquí, entre 1558 y 1560.

El movimiento se inició en 1561 y pronto se extendió. Las ciudades españolas fueron atacadas y sitiadas y, pese al esfuerzo de Zurita por llevarles refuerzos, no pudieron ser sostenidas: Córdoba del Calchaquí primero, Londres después y, por último, Cañete, debieron ser despobladas a lo largo de 1563. Al mismo tiempo, la rebelión se extendía hacia el norte: Nieva, en el valle de Jujuy, debió ser abandonada; algunas comunidades de la quebrada de Humahuaca y de la Puna adhirieron al movimiento. Incluso es posible que la mano de Juan Calchaquí haya estado detrás del alzamiento de algunas comunidades juríes en Santiago del Estero y de los lules del oriente salteño.

Muy rápidamente, Juan Calchaquí emergió como indiscutido líder regional cuya autoridad era reconocida por distintas comunidades y grupos étnicos. Su liderazgo se asentaba, ante todo, en sus méritos guerreros y en su capacidad de negociación, pero parece haber tenido también algún fundamento religioso, pues se le atribuían poderes chamánicos y era reconocido como jefe fundador de linaje. Su autoridad era incluso aceptada por los propios invasores, que se refieren a él como "cacique y señor principal de aquella tierra".

Dado que la rebelión amenazaba extenderse al territorio altoperuano, la Audiencia se propuso negociar, en tanto por otro lado organizaba la represión del movimiento. Desde Chile, Aguirre entró nuevamente en los valles calchaquíes pero, acosado por los indios, debió retirarse y buscar refugio en Santiago del Estero. Desde el norte, Martín de Almendras dirigió una expedición para reforzar la defensa de la ciudad, pero fue atacado y derrotado en la quebrada de Humahuaca, donde perdió la vida. A fines de 1563, Santiago del Estero era la única ciudad que sobrevivía, aunque precariamente, en las tierras del Tucumán.

La situación se estabilizó un poco con la creación, ese mismo año, de la Gobernación del Tucumán, y con la designación de Francisco de Aguirre como gobernador; sin embargo, el valle Calchaquí continuaba fuera de control. Las futuras fundaciones fueron rodeando el territorio insumiso por el este, aunque sin penetrar en él, y varios intentos de someterlo resultaron infructuosos. El gobernador Gonzalo de Abreu organizó cuatro entradas que fracasaron y sufrió algunas derrotas importantes, como ocurrió en 1577. La resistencia se prolongó durante una década más, hasta que en 1588 una nueva entrada al valle Calchaquí dirigida por el gobernador Juan Ramírez de Velasco logró que un hijo de Juan se sometiera a los conquistadores. El gran cacique había muerto muy poco antes. Empero, la paz fue momentánea y el control real poco efectivo.

En ese contexto se produjo otra rebelión, más al norte, en la quebrada de Humahuaca, como respuesta a la fundación de San Salvador de Jujuy en 1594 y al intento de encomendar a los indios de la quebrada. La rebelión surgió rápidamente, y un líder regional, Viltipoco, reconocido muy pronto por muchas comunidades, reunió numerosas fuerzas y durante un tiempo cortó las comunicaciones con los centros del Alto Perú. Algunas traiciones entre sus seguidores y la necesidad de dispersar a muchos de sus hombres en la época de cosecha -era necesario acumular provisiones para el invierno y para sostener las futuras operaciones- obligaron a Viltipoco a postergar las operaciones, lo que posibilitó el ataque español. Viltipoco -junto a muchos de los caciques que lo seguían- fue capturado en Purmamarca; poco después murió en prisión, con lo cual la rebelión perdió fuerza.

También los intentos de fundar ciudades hacia el interior del Chaco encontraron serios obstáculos, entre ellos, la oposición de los indígenas. Esteco, fundada en 1566 como avanzada en el actual Chaco salteño, debió ser trasladada al año siguiente a un sitio cercano; rebautizada Nuestra Señora de Talavera, llevó una vida difícil hasta que fue abandonada en 1610. Algo parecido ocurrió en el oriente chaqueño: Nuestra Señora de la Concepción del Bermejo, fundada desde Asunción en 1567, llevó una dura existencia hasta ser despoblada en 1632. En ambos casos, la hostilidad de los indígenas fue un factor fundamental del fracaso.

Más allá de los dominios: resistencia y adaptación
A fines del siglo XVI, vastos espacios quedaban fuera del control de los conquistadores: al norte, las tierras del llamado Chaco abarcaban las actuales provincias de El Chaco y Formosa, el oriente de Salta, la mayor parte de Santiago del Estero, el norte de Córdoba y de Santa Fe, y se prolongaban más al norte hacia Paraguay y Bolivia; al sur, el territorio situado en un amplio arco que iba desde la costa del Río de la Plata -unos cuantos kilómetros al sur de Buenos Aires- hasta el centro de Mendoza. Al oeste de los Andes, los reche, que desde el inicio de la invasión habían ofrecido seria resistencia y protagonizado varios levantamientos, se sublevaron en 1598 y quemaron varias ciudades del sur. Derrotados en Curalaba, los españoles debieron replegarse al norte del río Bío Bío, y sus dominios quedaron limitados a la región central.

Sin embargo, incluso en las regiones que escaparon al control de la Corona española, el contacto con la sociedad europea pronto comenzó a transformar muchos aspectos de la vida de los pueblos originarios que, paulatinamente, iban incorporando a su vida cotidiana productos y hábitos de los invasores, con quienes algunas veces mantenían relaciones conflictivas, como ocurría con el reino Chile, y en otros casos de relativa paz e incluso de cierta indiferencia, como en el extremo oriental de la llanura pampeana. Hacia 1600, estas transformaciones eran poco visibles todavía, pero se volvieron más notables y profundas en los dos siglos siguientes.

En efecto, durante el siglo XVI, en las llanuras orientales y en la meseta patagónica, esos contactos habían sido muy limitados y parciales. Los exploradores del litoral patagónico tuvieron encuentros ocasionales en las costas con algunos grupos y, en las llanuras, sólo los querandíes habían estado en contacto con los primeros españoles que llegaron al Río de la Plata; algunos grupos cercanos a la cordillera de los Andes mantenían relaciones con las ciudades españolas de Cuyo, que dependían de la gobernación de Chile. Quedaron testimonios de esos primeros encuentros pues, además de datos dispersos en documentos de la época -diarios de viaje y cartas-, disponemos de algunos materiales arqueológicos. Tumbas indígenas de ese período en el valle inferior del río Chubut proporcionaron adornos confeccionados con bases de candelabros europeos de metal martilladas hasta convertirlas en discos aplanados.

Sin embargo, la navegación por el litoral patagónico casi había desaparecido hacia fines del siglo y, en el Río de la Plata, Buenos Aires era apenas un pequeño asiento en el extremo de los dominios castellanos. Aquí -a diferencia de lo que ocurría en el territorio trasandino conmovido por las guerras con los reche de la Araucanía-, las relaciones entre españoles e indígenas durante los primeros tiempos de la dominación colonial fueron en general pacíficas. Las necesidades del pequeño establecimiento condicionaron la explotación del territorio vecino e impulsaron el desarrollo de las primeras chacras trigueras y del ganado vacuno que, además, proporcionaba algunos cueros para la exportación.

No obstante, debido a la existencia de grandes extensiones de tierra fértil y a las reducidas necesidades de la población porteña, la ocupación del suelo fue lenta y no generó roces con los indígenas. La expansión hacia el sur no pasó de unas cuantas leguas más allá de la ciudad, y las ocasionales entradas en busca del llamado ganado cimarrón -animales salvajes, especialmente equinos, descendientes de los ejemplares abandonados tras el despoblamiento de la primera Buenos Aires que se habían reproducido con rapidez, favorecidos por las condiciones ecológicas- no crearon conflictos.

El caballo fue una de las tempranas incorporaciones de origen europeo a la vida indígena. Su presencia en las pampas se remontaba a la década de 1540, y testimonios de finales del siglo muestran que los nativos de la región habían aprendido a utilizarlos. Es casi seguro también que durante esas décadas, desde el otro lado de los Andes, se hayan introducido animales en las llanuras pues, desde mediados del siglo, los pueblos de la Araucanía, que mantenían fluidos contactos con los de las pampas, empleaban con éxito el caballo en la guerra contra los mismos españoles. Además, caballos y yeguas proporcionaban carne y materias primas -cueros, crines, huesos-, facilitaban los desplazamientos, permitían el transporte de carga y facilitaban las cacerías. Es probable también que, hacia el 1600, se utilizaran vacunos que habían sido introducidos por los españoles poco tiempo después del caballo.

Un proceso semejante comenzaba también en las tierras del Chaco, aunque con características distintas debido a las condiciones particulares de esta región, rodeada por el este, el sur y el oeste por territorios españoles. Aquí fueron los grandes ríos los que, desde temprano, permitieron los contactos y la circulación de bienes entre el frente occidental-meridional -el Tucumán y Córdoba- y el oriental -el litoral fluvial-. Tales contactos intensificaron las relaciones -ya fueran bélicas o mercantiles- con las poblaciones fronterizas y agudizaron los conflictos entre los distintos grupos que pugnaban por controlar esos flujos mercantiles y el acceso a los codiciados bienes europeos.

Durante el siglo XVI, las relaciones de las poblaciones chaqueñas con sus vecinos cristianos fueron conflictivas. Del lado tucumano, juríes y lules habían resistido el asentamiento de los españoles y participaron en rebeliones ante el intento de someterlos al sistema de encomiendas. A lo largo de los grandes ríos, los guerreros ava o chiriguanos seguían siendo un peligro siempre presente para las poblaciones del oriente andino, como lo habían sido antes para los incas. Durante las últimas décadas del siglo XVI, estos temidos guerreros asolaron las estancias del oriente altoperuano y robaron una importante cantidad de caballos pronto usados para la guerra. Entre los indígenas, la posesión de caballos reforzó las distinciones sociales y marcó aún más las diferencias entre los dominantes guerreros ava y las poblaciones locales sometidas -los chané-, a las cuales prohibían montar y emplear estos animales.

En el Chaco oriental, las relaciones tampoco habían sido calmas. Aunque algunos grupos cercanos a Asunción habían aceptado luego de las primeras resistencias el dominio español, la mayoría se mantenía independiente. Para la segunda mitad del siglo, algunos grupos, como los guaycurúes, comenzaron a apoderarse de caballos, aprendieron a usarlos y los emplearon hábilmente en sus ataques a poblados españoles o de indios sometidos, en especial de guaraníes. Mediante esas acciones, obtenían más caballos y muy pronto también vacas, de modo que, hacia 1582, los guaycurúes cercanos a Asunción tenían ya más caballos que los españoles, según revela un recuento ordenado por Garay. Informes posteriores muestran que unas pocas décadas después algunos grupos, como mocovíes, tobas y abipones, consumían la carne de los caballos y empleaban sus cueros para hacer sus viviendas. En los últimos años del siglo, las amenazas de ataque de los indígenas mantenían en permanente vigilia a los pobladores de Asunción, Concepción del Bermejo y Corrientes.

Artículos relacionados:
btn12 de octubre de 1492: el descubrimiento de un territorio descubierto unos 20.000 años antes, por Felipe Pigna
btn12 de octubre de 1492, la primera invasión española
Fuente: www.elhistoriador.com.ar